Pabellón de la Fe, 00987 Carolina, Puerto Rico • Tel:+1 787-625-5858

Dios te lo Puede Dar

 

Una de las cosas que más causa ansiedad son los problemas financieros. Se pierde el sueño por las deudas, por la falta de trabajo, por la incertidumbre económica. El miedo es la estrategia más grande que ha utilizado el enemigo para manipularnos. El gobierno nos amenaza con una crisis económica. Aún la religión ha utilizado el miedo, enfocándose en enseñanzas acerca del fin del mundo, en lugar de enseñar cómo enfrentar tu vida, hoy. Hay que erradicar todo temor e incertidumbre de nuestras vidas, porque el Dios al que servimos tiene cuidado de ti.

Muchos, por tener arraigados estos temores en sus corazones, no toman las decisiones correctas y, lamentablemente, atrasan el propósito de Dios en sus vidas, la manifestación del milagro que Dios quiere manifestar en sus vidas. Esto pasa mucho en el área del dar. Pregúntate dónde está tu fe. ¿Necesitas tener fe para moverte a dar; o es cuando das que se provoca fe en tu vida? Muchos, se identifican con la primera; por eso, nunca dan. Son los que necesitan fe para dar, sin darse cuenta que lo más poderoso es el segundo grado, en el que, al dar, fe se levanta en tu interior. Una vez das, tu expectativa debe ser de lo que va a pasar, de que algo va a cambiar, de que viene cosecha para tu vida, de que algo Dios va a hacer a favor tuyo.

En Mateo 6, Jesús, luego de enseñar las bienaventuranzas, luego de predicar acerca de la paz que debemos experimentar, explica que nada de esto te sirve, si vives en afán, en ansiedad, desesperado por aquellas cosas que son necesidad en tu vida. En este capítulo, hay varias cosas que Jesús dice, que no son opciones, sino firmes declaraciones, cosas que debemos hacer.

19 No os hagáis tesoros en la tierra…” Mateo 6:19

25…No os afanéis por vuestra vida…” Mateo 6:25

31 No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?” Mateo 6:31

“… no os afanéis por el día de mañana…” Mateo 6:34

Esto no es si quieres; es una declaración de cómo Dios quiere que te conduzcas. Dios dice que no pongas tus valores en las cosas terrenales, porque las cosas terrenales van a cambiar; y, la inestabilidad de las cosas terrenales, provoca ansiedad en tu vida. Si tú no haces tesoros en la tierra, no vas a estar ansioso por tu vida. No te pongas ansioso por cómo vas a suplir tus necesidades. No estés ansioso por qué va a suceder mañana. Ninguna de estas son opciones, sino cosas que tenemos que hacer.

Y añade una declaración más:

“33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Mateo 6:33

En ninguna parte de estos versos el Señor dice que él no te va a entregar lo que otros buscan, sino todo lo contrario. Jesús dice que, mientras tú buscas el reino de Dios, él se compromete en que todas estas cosas que los demás buscan, serán añadidas a tu vida. El problema no son las cosas, sino el enfoque en las cosas naturales, terrenales, en las cosas pasajeras. Cuando nos enfocamos en estas cosas, vivimos en ansiedad.

Te preocupas por el mañana, por tu retiro; pero entiende que, si hay algo que tú necesitas, Dios te lo puede dar. El Dios al que tú le sirves no necesita que esté en descuento, para hacer algo a favor tuyo. Deja de estar preocupado por el mañana, por lo que el mundo diga, por lo que el gobierno diga; vas a tener que seguir viviendo, trabajando, creyendo que Dios te va a prosperar, que te va a bendecir, que te va a aumentar. Dios va a hacer todo lo que haga falta para que tú alcances lo que él te prometió. Procura que tu prioridad sea buscar primeramente el reino de Dios, la manera de Dios de hacer las cosas.


Mensaje transmitido por Televisión y Radio el Jueves, 19 de Mayo de 2016

Código del Programa: SI-10A


Siempre leemos los comentarios de cada mensaje. Es un verdadero gozo y un privilegio que Dios nos permita bendecir tantas vidas, aún a la distancia. Compártenos siempre cómo esta palabra ha bendecido tu vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *